Nuestra historia sobre las ballenas:
La contaminación por plástico en el océano

English / Español

Nuestro océano está repleto de vida marina... y lastimosamente, de toneladas (y toneladas) de plástico. Con nuestra última instalación, estamos intentando cambiar esta situación de manera importante.



Blue whale art installation in Crissy Field
Blue whale art installation in Crissy Field



Entonces, ¿por qué tener a esa ballena de plástico?

El desecho plástico en el océano no es un problema pequeño, común y corriente. Es un problema enorme, imposible de visualizar. Es por eso que construimos una ballena azul de 82 pies (25 metros) de largo, hecha completamente de desechos plásticos. Como organización sin fines de lucro dedicada a la protección del océano, deseamos hablar acerca de uno de los problemas más importantes que enfrentamos hoy en día: los desechos plásticos en el océano. Considera esto: Cada nueve minutos, una cantidad de plástico que pesa tanto como una ballena azul (cerca de 300.000 libras) termina en el océano. Queremos cambiar eso y esperamos que vayas a Crissy Field del 13 de octubre al 13 de enero para ver a la ballena. Únete a la lucha para salvar el océano.


Every nine minutes, plastic weighing as much as a blue whale ends up in the ocean.


Descubre cómo se construyó la ballena

(en inglés)

Conoce a la ballena

13 de octubre de 2018 al 13 de enero de 2019

Crissy Field, San Francisco


Transporte público
Estacionamiento

Hamilton Street Parking
(a lo largo de la zona para picnic West Bluff, cerca del Warming Hut)

Nuestros aliados amantes del océano: Nadie construye una ballena gigante llena de desechos plálsticos sin ayuda. Hemos recibido mucho apoyo de: National Park Service, Golden Gate National Parks Conservancy, Hub Strategy & Communication, Building 180 y los artista del rea de la Bahía, Joel Dean Stockdill y Yustina Salnikova.

National Park Service
Golden Gate National Parks Conservancy
Hub San Francisco
Building 180

Aliados en materia del plástico: También estamos muy agradecidos con todas las organizaciones que donaron sus desechos plásticos y ofrecieron su conocimiento para lograr que esto fuera posible, Gracias a: El Cerrito Recycling Center, GreenWaste, Berkeley Waste Management Center, Republic Services, Warehouse Plastics, Fineline Metals Inc, Rhbu Engineering Corporatiion, Questa Engineering Corporation y a nuestros numerosos voluntarios.



Más allá de la ballena: Nuestro problema de la contaminación por plástico

Si bien nuestra ballena de plástico es enorme, el problema de la contaminación por plástico en el mundo es todavía más grande. Eso es porque hay plástico por todas partes. De plástico son los recipientes en que comemos y bebemos, el empaquetado de los productos que consumimos y hasta a veces parte de nuestra ropa. La cosa es que la mayoría de estos productos terminan en la basura. ¡Puf! Fuera. Así de simple. Pero, la verdad es que el plástico no desaparece así de fácil.

Si bien, con el tiempo, el plástico se desintegra en partes más y más pequeñas, nunca se biodegrada. Nunca, nunca. Eso significa que, algo que se usa una o dos veces puede contaminar el océano durante cientos o miles de años. Y con tantos desechos plásticos que se descartan, los científicos están empezando a encontrar plástico en todo tipo de lugares extraños: en el hielo de los mares polares, en los remolinos oceánicos, sumergido en las fosas marinas y, por supuesto, flotando sobre las olas (lo que hace que un poco de plástico regrese nuevamente a la costa).

Entonces, ¿qué es lo que realmente sucede cuando los desechos plásticos llegan al océano? Primero, los animales pueden enredarse con ellos (tal vez recuerdas de niño haber cortado los anillos de plástico de las latas en paquetes de seis para ayudar a prevenir esto). Pero hay otro problema, el hecho de que es increíblemente fácil para los animales marinos confundir plástico con comida. De hecho, los científicos estiman que hasta un 90 por ciento de las aves marinas ha ingerido plástico.

Esto podría verse como un tubo cargado de basura (y lo es), pero también es lo que los científicos encontraron en el estómago de un albatros. Probablemente no hace falta mencionar que los encendedores, las colillas de cigarros, las tapas de botellas de plástico y los señuelos para pescar no forman parte de una dieta saludable.

Comer plástico no es solamente un poquito insalubre. De hecho es tóxico, ya que el plástico está hecho de sustancias químicas, como el bisfenol-A (por dar un ejemplo). Peor aún, el plástico se vuelve todavía más tóxico en el océano.

¿Cómo? El plástico actúa como una esponja, absorbiendo los contaminantes y pesticidas del agua marina circundante. Esas toxinas concentradas pasan a la cadena alimenticia a medida que los grandes animales se alimentan de los más pequeños, lo que los beneficia de la peor manera posible. Los investigadores del Monterey Bay Aquarium y otros científicos apenas están empezando a explorar el impacto que esto tiene en la vida silvestre marina y sus ecosistemas.





Lo que puedes hacer

Ahora, buenas noticias. De hecho, hay muchas cosas que tú puedes hacer (algunas son pequeñas, otras un poco más grandes) para ayudar a proteger el océano.

#1 Hablar con las personas que toman decisiones a nivel local y nacional

Escribe un correo electrónico, haz un llamado telefónico o envía una paloma mensajera si es necesario. Haz lo que tengas que hacer para garantizar que ellos sepan que quieres que los comercios empleen prácticas más sustentables y que tú apoyas las leyes ambientales, como las prohibiciones de productos desechables plásticos de un solo uso.

#2 Maneja el mercado

El dinero manda... y también puede ayudar a salvar el océano. Trata de:

  • Comprar productos con envases que no sean de plástico (existen, ¡lo prometo!).
  • Apoyar los restaurantes que ofrecen recipientes y cubiertos biodegradables de comida para llevar (e incluso puedes decirles que aprecias su esfuerzo).
  • A menos que lo necesites, pide tu bebida sin un popote de plástico.
  • Cuéntales a tus amigos cuáles son los negocios que aman el océano.

#3 TTPR (Trae Tu Propio Recipiente)

Es como BYOB, como se dice en inglés, excepto que salva el mundo. Intenta formar el hábito de traer tu propio recipiente para las sobras del restaurante y una taza cuando compras café para llevar. Y, por supuesto, trae tu propia bolsa de compras reutilizable.

#4 Sé sociable

No lo hagas tú solo. Lanza un desafío de "no al plástico" en el trabajo. Habla acerca de la reducción del plástico en las redes sociales (no te preocupes, ¡es posible hacerlo sin ser latoso!). Organiza la limpieza de un parque o de una playa con tus amigos. ¡Usa tu creatividad y diviértete!

#5 Recuerda las 5 R

Salvar el océano también tiene que ver con la forma en que piensas.

Brain
Reconsidera tus hábitos y sus efectos en el océano.
Hand refusing plastic
Rechaza los desechables de plástico de un solo uso que en realidad no quiereso no necesitas.
Reusable bottle
Reutiliza las bolsas, botellas y otros productos. Si quieres, puedes sacar tu lado artista.
Wrench
Repara las cosas antes de reemplazarlas. ¡Es tu oportunidad para poner manos a la obra!
Recycle symbol
Recicla lo que puedas y compra productos reciclados.

 



Lo que estamos haciendo

En el Acuario, estamos poniendo en práctica lo que decimos. Estas son algunas de las cosas en las que estamos trabajando:

  • Nos estamos asociando con 21 de los acuarios más importantes de todo el país para actuar de manera colectiva en la reducción de fuentes de contaminación marina por plástico.
  • Apoyamos el proyecto de ley de California Popotes sobre pedido. A partir del 1 de enero, restaurantes y bares solamente pueden ofrecer cuando el cliente lo solicite.
  • En el 2016, instamos a los habitantes de California a que votaran a favor de la Proposición 67, aprobada con un 53%, convirtiendo a California en el primer estado en el país en prohibir el uso de bolsas desechables.
  • Estamos reduciendo el uso de plástico en las actividades del Acuario, incluidas nuestra cafetería y tiendas de ventas, además de redoblar nuestro esfuerzo en materia de reciclado.
  • Nuestras exhibiciones, programas y guías voluntarios ayudan a educar a los 2 millones de personas que visitan el Acuario cada año acerca del impacto de la contaminación por plástico en el océano, y sobre lo que cada uno de nosotros podemos hacer para ayudar a resolver el problema.
  • Iniciamos conversaciones acerca de la contaminación por plástico entre nuestros 3 millones de seguidores en Twitter, Facebook, Instagram, Tumblr y en nuestro Future of the Ocean blog.
  • Entablamos relaciones con nuestras autoridades electas y abogamos por políticas de acción con bases científicas para abordar el problema de la contaminación por plástico en el océano.
  • Nuestra Cumbre Anual sobre la Contaminación por Plástico en el Océano prepara a los docentes a sumergirse en el tema de la contaminación por plástico y sus soluciones, ya sea con alumnos, escuelas o comunidades cercanas.

Apoya al Monterey Bay Aquarium

Cuando lo visitas, te haces miembro o donas, apoyas nuestro trabajo para reducir las fuentes de contaminación marina por plástico. Juntos estamos haciendo cambios increíbles por el océano y los animales que lo habitan, no sólo hoy, sino para las generaciones futuras.

Hazte miembro Dona hoy